Gracias al satélite Miranda

  

Publicado el 7 de Noviembre de 2016 por mgmunoz

Los resultados preliminares de la iniciativa fueron presentados en la Feria Bolívar - Miranda - Sucre “Libertadores Tecnológicos”, organizada por el Mppeuct en la Plaza Pueblos y Saberes de La Hoyada, en el marco del octavo aniversario del lanzamiento del Satélite de Observación de la Tierra VRSS-1, bautizado como Miranda

En la península de Paraguaná, estado Falcón, se han identificado 139 pozos de agua dulce, que a pesar de haber sido abandonados desde hace más de 40 años, son aptos para el abastecimiento local, informó la investigadora del Instituto Venezolano de Investigaciones Científicas (Ivic) y participante del proyecto, Luz Esther Sánchez.

Gracias a las imágenes generadas por el satélite Miranda y analizadas por el Ivic, se pudo validar el conocimiento popular. “De no haber sido por la recuperación de la memoria histórica, esto no se habría conocido”, explicó.

Los resultados preliminares de la iniciativa fueron presentados en la Feria Bolívar - Miranda - Sucre “Libertadores Tecnológicos”, organizada por el Ministerio del Poder Popular para la Educación Universitaria, Ciencia y Tecnología (Mppeuct) en la Plaza Pueblos y Saberes de La Hoyada, en el marco del octavo aniversario del lanzamiento del Satélite de Observación de la Tierra VRSS-1, bautizado como Miranda.

Dicho evento fue inaugurado por el viceministro para la Investigación y la Aplicación del Conocimiento del Mppeuct y presidente d el Fondo Nacional de Ciencia, Tecnología e Innovación (Fonacit), Guillermo Barreto; la viceministra para el Vivir Bien Estudiantil y la Comunidad del Conocimiento del Mppeuct, Eulalia Tabares; la presidenta de la Fundación “El Niño Simón” del estado Anzoátegui, Dianora Martínez; y el presidente de la Fundación Instituto de Ingeniería, Francisco Durán.

De los 139 pozos de agua dulce registrados satelitalmente, se han podido recuperar 14. Más de 4.500 familias, distribuidas en 84 consejos comunales y 26 comunas, serán beneficiadas con la ejecución de esta novedosa estrategia endógena, aclaró la experta del Laboratorio de Protección y Manejo de Cuencas, Luz Esther Sánchez.

Otro de los logros alcanzados ha sido la creación de una sala de análisis espacial, instalada en la sede de la UBV-Falcón bajo la coordinación del diputado a la Asamblea Nacional, Víctor Clark.

En dicho recinto se reúne la comunidad y los delegados de las distintas instituciones para compartir la información obtenida del satélite Miranda y tomar decisiones acertadas. “Muchos de los datos se están procesando en la Sala de Biogeomática del Laboratorio de Protección y Manejo de Cuencas del Ivic mientras se completa el entrenamiento del personal que trabaja en la nueva sala de análisis espacial”, informó.

El proyecto surgió en septiembre del año 2015 por iniciativa de los propios habitantes afectados por la sequía que provocó la escasez de agua en la zona. Sin embargo, está siendo apoyado por varias instituciones, entre las cuales figuran el Ivic y las universidades Bolivariana de Venezuela (UBV), Nacional Experimental “Francisco de Miranda” (Unefm) y Bolivariana de los Trabajadores (UBT).

Con al satélite Miranda se pudo precisar no solo la ubicación geográfica real (geolocalización) de los pozos de agua dulce, sino que ahora será posible garantizar la conservación del acuífero, es decir, del agua subterránea. “Esa agua proveniente de las cuencas cumple ciclos hidrogeológicos que son importantes tener en cuenta para evitar su contaminación”, dijo.

Para ello, se llevarán a cabo jornadas de capacitación de los pobladores en cuanto al manejo ecosostenible de los pozos y acompañamiento técnico, a fin de determinar el uso final de cada uno de ellos.

Según la experta del Ivic, después de la detección de agua se efectúa un análisis del pozo y del acuífero y dependiendo de sus características físico-químicas se establece sus potenciales usos: consumo humano, apta para potabilizar o útil para la agricultura. “Esto lo vamos haciendo por área para impedir la sobreexplotación del pozo”, indicó Sánchez.

Cabe destacar que gracias al satélite Miranda, también pudo comprobar el impacto ocasionado por el paso de vehículos con tracción en las cuatro ruedas sobre la estabilidad de las dunas que protegen a Castilletes de la erosión. El desplazamiento de esas masas de arena causaba cambios en la dinámica hidrológica de la Laguna de Cocinetas, produciendo inundaciones.

Prensa Mppeuct/Ivic

 

Enlaces