No es ningún regalo, es la dotación necesaria

 


Publicado el 28 de Julio de 2015 por emelean

El Proyecto Canaima Educativo nació el 21 de septiembre de 2009, luego de un viaje que hiciera Chávez a Portugal, nación que dotó al país con los primeros equipos portátiles que luego comenzaron a fabricarse en Venezuela. En la actualidad, el proyecto abarca a los niños de primero a sexto grado, a los estudiantes de educación media, a los universitarios e incluso, a los maestros de educación primaria


Que cada niño y joven venezolano tenga en sus manos una computadora portátil de última generación es un evento extraordinario hecho posible por el empeño del comandante Hugo Chávez.

"Esto fue una idea que se me ocurrió una vez, en un empeño que tenemos por darle al pueblo lo que es del pueblo. Herramientas, tecnologías para el desarrollo, para el aprendizaje de todos, no sólo de los niños, cuyos padres puedan comprar una computadora", dijo en enero de 2011, dos años después de haber creado el Proyecto Canaima Educativo, diseñado para garantizar, en principio, que los niños de primero y segundo grado de educación básica tuvieran una computadora portátil en la que aprender, jugar, leer, tomar notas y, lo más importante, aprender a utilizar esta herramienta tecnológica.

El programa nació el 21 de septiembre de 2009, luego de un viaje que hiciera el propio Hugo Chávez a Portugal, nación que dotó al país con los primeros equipos portátiles que luego comenzaron a fabricarse en Venezuela.

En la actualidad, el proyecto creció y se extendió a los niños de primero a sexto grado, a los estudiantes de educación media, a los universitarios e incluso, a los maestros de educación primaria.

En total son 3 millones 805 mil 762 los estudiantes que tienen en sus manos una computadora Canaima. A esto se suman los 120.000 maestros que cuentan con el recurso.

En sus alocuciones, el propio Hugo Chávez se encargó de explicar a los más pequeños lo que significaba este proyecto, que revolucionó la educación venezolana. En un programa, realizado el 9 de enero de 2011, el comandante le dijo a los niños que las Canaima eran más que un regalo.

"Eso es como cuando un soldado llega a un cuartel, no que le regalaron el fusil, el uniforme, no, no es ningún regalo, es la dotación necesaria para que él se incorpore, para que ella se incorpore al maravilloso proceso educativo, al aprendizaje, el conocimiento, la sabiduría", expresó Chávez.

"Estas computadoras, ya saben que son fabricadas en Portugal (...). Ahora estamos instalando la fábrica en Venezuela, ya hemos importado 875.000 computadoras. Las traemos listas, solo que vienen en blanco, sin nada, aquí hemos hecho crear el contenido, tanto de primer grado como de segundo grado".

Desde el primer momento que el presidente Chávez asumió el compromiso de las computadoras, dejó claro que la idea también era instalar una fábrica en Venezuela, para que en un futuro esos equipos pudieran hacerse en el país. Esto también se cumplió, puesto que al poco tiempo de haber iniciado la distribución masiva de las computadoras, se creó el 16 de julio de 2011 la fábrica Industria Canaima, que ha ensamblado más de un millón de equipos en suelo venezolano.

Para el comandante, el Proyecto Canaima se trataba además de una línea estratégica dirigida al desarrollo tecnológico y productivo del país, esto como factor fundamental para la consolidación de la soberanía de Venezuela y los países de la región. Se trataba, precisamente, de "modificar la base productiva del país de manera tal de asegurar la democracia económica".

En este sentido, cuando se anunció la instalación de la segunda línea de producción de Industria Canaima, puesta en marcha en La Carlota, municipio Sucre del estado Miranda, el 20 de octubre de 2012, Chávez expresó: "Vamos rumbo a la independencia plena de Venezuela, al convertirla en un país potencia en los ámbitos científico y tecnológico, para contribuir con la gran potencia suramericana", visionando el colocar esta producción en otros países latinoamericanos a través de mecanismos como el Mercosur.

En esa fecha, cuando ya se habían entregado 2 millones 66 mil computadoras a niños de educación primaria, el Gigante Eterno decía: "el impacto de todo este esfuerzo se irá midiendo a mediano plazo, en esas nuevas generaciones, esos niños, esas niñas, que se van levantando", proyectando el alcance a la educación media y universitaria que el plan tendría posteriormente.

Ha sido tanto el éxito de este proyecto educativo, que incluso la Organización de Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco), reconoció, en 2013, el programa Canaima Educativo de Venezuela, como una experiencia que debe multiplicarse en otros países del mundo. Prensa Mppeuct/ AVN